Técnica Alexander



La Técnica Alexander es un método de educación para el uso de sí mismo, que permite identificar, reconocer y cambiar los hábitos que afectan al funcionamiento correcto del cuerpo y limitan el potencial y la calidad de vida del individuo.

 Es un método práctico que nos enseña la manera de reducir la tensión muscular innecesaria y cómo deshacer o prevenir las enfermedades crónicas derivadas de los hábitos posturales dañinos y patrones ineficientes de movimiento. 

La Técnica Alexander lleva a restablecer una buena coordinación general, a reorganizar los mecanismos posturales y a mejorar la calidad del desempeño de cualquier actividad del día a día, en el trabajo y el tiempo libre.

La Técnica Alexander proporciona un proceso gradual de auto-conocimiento y de cambio de las respuestas automáticas que interfieren con la potencialidad del funcionamiento inherente del ser humano. Ella guía al individuo en el proceso beneficioso para practicar el control consciente y constructivo del uso sí mismo.



"Entre el estímulo y la respuesta. Entre cualquier estímulo y cualquier respuesta. Entre el pensamiento de hacer algo y la ejecución, ocurre una preparación característica, una manera habitual de predisponerse a la acción (... en sus marcas, listos, ¡ya!) que afecta profundamente el carácter y la calidad de la respuesta. De hecho, se puede decir que la preparación es la que determina la respuesta y que, sin embargo, es difícil de cambiar, debido a que es inconsciente. Se adquiere temprano en el proceso de aprendizaje y, comúnmente pasa desapercibida, incluso cuando es la causa de problemas".
(Dr. Frank Pierce Jones)